NOTICIAS

Derechos indígenas a la tierra: Una solución efectiva y de bajo costo ante el cambio climático, y justo a tiempo

04.11.2016

Proteger nuestros bosques y restaurar los derechos de los pueblos indígenas sobre sus tierras mantendrá el dióxido de carbono fuera de la atmósfera y ralentizará la tasa de cambio climático global.


Foto: http://www.fordfoundation.org

David Kaimowitz, Director, Natural Resources and Climate Change

En la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático celebrada en París el año pasado, los gobiernos del mundo acordaron trabajar para mantener el aumento de la temperatura global por debajo de dos grados Centígrados. El acuerdo trató de abordar un problema claro y urgente: En los últimos 150 años, las concentraciones de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera han aumentado en un 40 por ciento. Dos veces más CO2 se agregó a la atmósfera en los últimos cincuenta años que en los cien anteriores, poniendo nuestro planeta en grave riesgo.

El Acuerdo de París entró oficialmente en vigor hoy, 4 de noviembre. Ahora viene la parte difícil: ponerlo en acción. Una acción real significará quemar mucho menos combustibles fósiles como el carbón, el petróleo y el gas. Pero el cambio de nuestros sistemas energéticos para reducir la contaminación por carbono no es suficiente. Para cumplir con los objetivos de París a tiempo, también tenemos que proteger y restaurar nuestros bosques para que puedan capturar mucho más CO2 fuera de la atmósfera. Si no lo hacemos, será prácticamente imposible reducir nuestro uso de combustibles fósiles lo suficientemente rápido como para mantener nuestro clima estable.

Es fácil prever una situación en la que llegaremos a un punto de inflexión en el que los cambios en el clima interactúan unos sobre otros en una espiral fuera de control. De hecho, si seguimos aumentando los niveles de CO2 a la tasa actual, alcanzaremos el umbral de dos grados en sólo 20-25 años. No podemos permitir que eso suceda. Necesitamos ganar tiempo mientras cambiamos las políticas, hacemos la investigación y hacemos las inversiones que pueden detener y, en última instancia, revertir las crecientes temperaturas.

Y ahí es donde entran los bosques: Un estudio reciente del El Woods Hole Research Center (WHRC) concluyó que si paramos la deforestación y logramos la restauración de los bosques, podemos extender el plazo para abandonar los combustibles fósiles en diez o quince años. Aún nos quedarían unas pocas décadas para la transición de los combustibles fósiles a las renovables, pero el tiempo extra podría marcar una diferencia real.

Ver [artículo completo]



Comentarios